Los primeros síntomas de esta enfermedad son iguales al resfrío, sin embargo, si se agrava hay que estar atentos a que no exista dificultad respiratoria, rechazo en la alimentación y deshidratación. En 50% ha aumentado el contagio y se espera que durante las próximas dos semanas sea el peak de las enfermedades respiratorias. Ante esto, conoce aquí qué hacer en caso de presentar este virus.

El Ministerio de Salud advirtió que las dos últimas semanas de junio será el peak de las enfermedades respiratorias y una de las patologías que más afecta a los niños es el Virus Respiratorio Sincicial o VRS. Más del 50% de los niños se contagia de este virus el primer año de vida. A los dos años casi el 90% ha sido infectado, y prácticamente el 100% de los niños ha tenido esta enfermedad a los tres años.

“El Virus Respiratorio Sincicial afecta al sistema respiratorio en general y que reaparece todos los años en la estación de otoño e invierno, generalmente con mayor intensidad durante junio, julio y agosto, afectando principalmente a niños menores de un año. Cuando se instala en los bronquios más finos estamos frente a la enfermedad denominada bronquiolitis, que provoca una obstrucción al paso del aire y, por lo tanto, entra menos oxígeno a los pulmones”, señala la Dra. María Angélica Pérez, broncopulmonar infantil de Clínica Santa María.

¿Cuáles son los principales síntomas?

Los primeros síntomas son parecidos a un resfrío común (congestión nasal, secreción nasal transparente, tos leve, fiebre baja). Estos duran uno o dos días y pueden progresar a tos más frecuente y respiración sibilante (ruido de “pitos” o silbidos al botar aire). Los síntomas son más intensos al quinto día.

La mayoría de los niños evoluciona sin problemas, sin embargo, hay algunos que presentan signos de enfermedad más grave:

loading...
  • Dificultad para alimentarse o rechazo a los alimentos
  • Somnolencia o por el contrario excesiva agitación
  • Palidez o leve tinte azulado de la piel
  • Respiración muy rápida (más de 60 a 80 por minutos)
  • Quejido respiratorio
  • Aleteo nasal (Apertura exagerada de los orificios nasales al inspirar)
  • Hundimiento de la piel entre las costillas abajo del tórax o subcostal
  • Apneas (ausencia de respiración por más de 15 a 20 segundos)

¿Qué hacer en caso de sospecha?

No existen medicamentos ni antibióticos que aniquilen este virus, de modo que se recomienda visitar al doctor, para que no se agrave la enfermedad y que siga una alimentación normal, ocuparse de la hidratación y que se mantenga con baja dificultad de respirar. En caso de que se presente la enfermedad de manera grave, se requiere de hospitalización para aportar líquido endovenoso y oxígeno.

¿Cómo prevenir?

  • Lavarse las manos de manera frecuente con agua y jabón
  • Alejar a las guaguas de las personas resfriadas
  • Mantener a los pequeños lejos del humo de cigarro
  • Evitar las aglomeraciones
  • Estornudar cubriendo la boca con el codo
  • Evitar cambios bruscos de temperatura
  • Fomenta la lactancia materna
  • Ventilar habitaciones
  • Realizar aseo con un paño húmedo en las superficies