El estrés, la tensión de la vida diaria, presiones laborales o escolares, y los malos hábitos alimenticios, pueden generar un sinnúmero de problemas en el organismo y la calidad de vida. Uno de ellos son los trastornos del sueño que puede acarrear una serie de efectos como el mal humor, la desconcentración y la falta de energía.

Según el Ministerio de Salud, el 50% de la población sufre de algún tipo de trastorno del sueño, siendo los más comunes la roncopatía, el insomnio, la apnea del sueño y las piernas movedizas. Teniendo una prevalencia importante en Chile, es que se hace fundamental la toma de conciencia de este problema y un tratamiento u orientación adecuado para resolverlo.

De acuerdo a Paula Molina, químico farmacéutico de Farmacias Ahumada, “el sueño determina una óptima función de todos los sistemas de nuestro organismo. Hormonas, sistema inmune, las funciones cognitivas, hepáticas y regeneraciones de tejidos están asociados al buen descanso, por eso es necesaria la ayuda profesional cuando una persona no está logrando alcanzar un sueño reparador”.

“Las personas que sufren de trastornos del sueño tienen mayor prevalencia de padecer enfermedades cardiovasculares, dolores crónicos, trastornos neurológicos, obesidad, diabetes y hasta cáncer, entre otras”, señala la especialista, añadiendo que “aunque parezca imposible, existen variados tratamientos y cambios de hábito que ayudarán a recuperar el tiempo y tipo de sueño que necesitamos”.

Un sueño saludable está asociado a un sinnúmero de factores, tanto psicológicos como ambientales, por lo que identificar los hábitos que están influyendo en este problema serán fundamentales para llegar a una solución. “Controlar el estrés se hace primordial para comenzar; la actividad física será siempre la mejor opción para combatirlo”, indica Molina.

Asimismo, propiciar una alimentación saludable –evitando el alcohol y azúcares refinadas, evitar estimulantes como el café y mantener una buena hidratación contribuirán a llegar al buen sueño de manera más fácil. “Cabe señalar que también debemos proteger nuestras horas de sueño, generar el ambiente propicio para esto, y adoptar técnicas de meditación o respiración que contribuyan a obtener un estado de relajación adecuado.

loading...

Finalmente, existen sustancias naturales o medicamentos biorreguladores que resultan ser un gran apoyo para esta condición, resultando ser efectivos y seguros, ya que no generan dependencia y han sido respaldados científicamente. No obstante, si los problemas persisten, será necesario consultar con un especialista en la materia.